Debido al continuo tránsito de personas, el suelo es la parte más sufrida de una oficina o negocio. Para llegar a realizar una correcta limpieza y mantenimiento es necesario conocer qué tipos de suelos tiene tu negocio. De esta manera, garantizaremos una imagen impoluta y su durabilidad en el tiempo. No tener en cuenta los productos que requieren los diferentes tipos de suelos será el detonante de la aparición de desperfectos que afectarán a la imagen global de tu empresa. Desde Limpiezas Garro te hablamos sobre los diferentes tipos para llegar a conseguir una correcta limpieza de suelos. 

Parqué y suelos de madera

Son los más delicados en cuanto a  mantenimiento y limpieza. Su alta capacidad de absorción hace que la humedad sea una de sus principales enemigos. Se recomienda no tener cerca de estos ninguna fuente de humedad y tener especial cuidado a la hora de fregar. 

Para fregar correctamente un suelo de madera o derivados, conviene utilizar siempre un producto que responda específicamente a sus necesidades. Huir de productos genéricos puede ayudarnos a evitar posibles desperfectos en un futuro. Además, es primordial escurrir muy bien la fregona antes de pasarla, ya que la acumulación de agua puede provocar fisuras o deformaciones en el material. 

Con respecto al polvo acumulado, es mejor utilizar escobas y cepillos para evitar rayaduras. Aunque lo más recomendado es el uso de un aspirador o mopa. 

Suelos cerámicos

Los suelos cerámicos, propios de estancias como el baño o el comedor, no requieren un mantenimiento demasiado complejo. Se caracterizan por ser muy resistentes a la abrasión y aceptan cualquier tipo de limpieza. El único fallo que solemos encontrar al utilizar este tipo de suelos es la pérdida de color en las juntas. El tiempo es el principal enemigo de las juntas entre azulejos que con el paso de los años empezarán a coger un tono grisáceo si no se sigue un mantenimiento periódico de blanqueamiento. 

Suelos de vinilo

Los suelos de vinilo cobran cada vez más protagonismos en los diferentes negocios. Sus principales características es que son vistosos, fáciles de instalar y económicos. Eso sí, para mantener su brillo original el mayor tiempo posible es necesario llevar a cabo un correcto tratamiento que responda a sus necesidades. 

Al igual que con los suelos de madera, este tipo de suelos son muy vulnerables ante la abrasión. Por esto, recomendamos limpiar el polvo y posibles restos que provengan de la calle con frecuencia a través del uso de mopa o aspirados. 

Para fregarlos se debe utilizar un producto específico. Evitando siempre posibles restos de agua que provoquen la aparición de humedades que afectarán directamente al pegamento de debajo de la superficie. Además, se tiene que evitar a toda costa el uso de productos abrasivos como son la lejía o el amoníaco. 

Moquetas

Son cada vez más habituales en oficinas y diferentes negocios como hoteles o recepciones de empresas. Para evitar que se acumule el polvo en ellas o resto de suciedad, es recomendable pasar la aspiradora de manera regular. 

Ante una posible mancha, es necesario actuar con la mayor rapidez ya que cuanto más húmeda más fácil será eliminarla. A la hora de enfrentarnos correctamente a una mancha, debemos conocer el material con el que la moqueta está confeccionada para saber qué producto es recomendable aplicar y cuál no. 

Mantener un buen aspecto en el suelo de tu negocio es necesario para transmitir una buena imagen a tus clientes. La limpieza de suelos se convierte en una tarea periódica muy necesaria para que el estado del suelo sea siempre como el del primer día. En Limpiezas Garro nos enfrentamos diariamente a los diferentes tipos de suelos, garantizando siempre un mantenimiento personalizado según su naturaleza y, consiguiendo, una imagen impoluta. No dudes en contactar con nosotros para pedir presupuesto, te atenderemos sin ningún tipo de compromiso.