914 691 443 / 913 549 267 info@limpiezasgarro.es

Las actividades integradas en el servicio de limpieza en Madrid  profesional se consideran como una necesidad de primer orden, sin las cuales las acciones económico-empresariales de las compañías en las que este servicio se aplica no podrían desarrollarse de forma habitual

Este hecho lleva a una situación de expansión de este sector, al menos en lo referido a cota de mercado que se orienta a una mayor ampliación, tanto en el servicio de limpieza en Madrid prestado a empresas como a aquellos que se ofrecen a particulares.

La oferta de servicio de limpieza en Madrid en función del tamaño de la empresa abre un campo en que las grandes empresas multiservicio han comenzado a ofertar la limpieza como un servicio más dentro de una amplia lista de prestaciones: mantenimiento integral de edificios, recogida de basuras, jardinería, entre otros. Las posibilidades de actividad para empresas grandes no es la misma que para medianas y pequeñas, sin embargo hay ocasiones en que estas últimas trabajan en esos mismos proyectos en régimen de subcontrata ofrecido por las primeras.

Este sector se ha convertido en un motor de empleo y una de las principales salidas para el colectivo inmigrante. Según datos del INE del año 2006, según codificación CNAE1993 para el sector, atendiendo al epígrafe 74700 “Actividades industriales de limpieza”, el total de personas ocupadas ascendía a 436.014, momento en que se encontraba en proceso de elaboración la cualificación. Según esta misma fuente, en el año 2010, según codificación CNAE2009 para el sector, epígrafes 8121 “Limpieza general de edificios”, 8122 “Otras actividades de limpieza industrial y de edificios” y 8129 “Otras actividades de limpieza”, el total personas, incluyendo el “servicio de limpieza en Madrid” ocupadas fue de 491.339.

Del análisis de la realidad productiva del territorio español “incluido el servicio de limpieza en Madrid” se determinaron 26 familias profesionales en las que se llevó a cabo un estudio relativo a las actividades económicas, actividades productivas, procesos productivos, organización funcional de las empresas, subprocesos tecnológicos, entre otras cuestiones, en cada una de ellas. También se establecieron cinco niveles de cualificación profesional, atendiendo a la competencia profesional requerida por las actividades productivas con arreglo a criterios de conocimientos, iniciativa, autonomía, responsabilidad y complejidad, entre otros, de la actividad a desarrollar.

Del análisis del sector y de la confluencia entre el eje vertical, niveles y el eje horizontal, en las Familias Profesionales y en el servicio de limpieza en Madrid, se llegó al acuerdo de que las competencias objeto de este artículo en sus diferentes entornos podrían estar enmarcadas en la Familia Profesional de Servicios Socioculturales y a la Comunidad en lo referido al ámbito doméstico y a los edificios, y en la Familia Profesional de Seguridad y Medio Ambiente en cuanto a los espacios industriales. La oferta de nuevas prestaciones por parte del sector en función de la integración de nuevas competencias, como ya se ha comentado anteriormente (caso por ejemplo de la jardinería), también podría suponer tomar como referencia cualificaciones en la Familia Profesional de Agraria y aplicar la oferta formativa correspondiente en la formación de sus trabajadores.

En la fase de determinación de estas cualificaciones se contó con la participación de profesionales propuestos por los agentes sociales, el servicio de limpieza en Madrid, entre otros; y en la fase de contraste externo, una vez analizadas las cualificaciones propuestas por el sector, las entidades que así lo decidieron remitieron al Instituto Nacional de Cualificaciones sus aportaciones.