91 469 14 43 info@limpiezasgarro.es

Quizás la cuestión parezca baladí, porque estamos acostumbrados a vivir rodeados de polvo, pero no lo es, ya que al ser partículas de diverso origen y composición, pueden afectarnos de diferentes maneras.

Se define el polvo como pequeñas partículas sólidas, pequeñas y secas proyectadas al aire por fuerzas naturales (viento o erupciones volcánicas) y por procesos mecánicos generados por el hombre, (molienda, pulverización, perforación, criba, demolición, excavación, abrasión).

Las partículas de polvo tienen un diámetro entre 1 y 100 μm y se depositan lentamente por influencia de la gravedad. Y pueden resultar muy nocivas para la salud, afectando a diversos sistemas orgánicos, especialmente al respiratorio.

Por qué es imprescindible la higiene total en el polvo

Entre los efectos nocivos del polvo hay que tener en cuenta especialmente los efectos respiratorios, pudiendo provocar neumoconiosis: silicosis, asbestosis, neumoconiosis de los mineros del carbón, siderosis, aluminosis, beriliosis, etc.

También puede provocar cáncer pulmonar: polvo conteniendo arsénico, cromatos, níquel, amianto, partículas radiactivas, etc. y cáncer nasal provocado por el polvo de madera en la fabricación de muebles y polvo de cuero en industrias de calzado.

Sin embargo es mucho más habitual la irritación respiratoria, mucho más leve y menos alarmista, aunque no menos importante, con traqueítis, bronquitis, neumonitis, enfisema y edema pulmonar, o la alergia, considerando asma profesional y alveolitis alérgica extrínseca (polvos vegetales y ciertos metales).

Existen otros riesgos como la bisinosis, que es una enfermedad pulmonar por polvos de algodón, lino o cáñamo y la infección respiratoria provocada por polvos con conteniendo hongos, virus o bacterias. (Datos recogidos por el CSIC).

La prevención de riesgos en los lugares de trabajo, nos implica y obliga a llevar un exhaustivo control de la limpieza y de la higiene, polvo incluido; incidiendo en cualquier agente externo que pueda poner en riesgo la salud de las personas.

Tengamos en cuenta que cabe la intoxicación por manganeso, plomo o cadmio que pueden pasar a sangre una vez inhalados como partículas, ello entre otros muchos, quizá más leves, que no es necesario relatar.

Pero, cuánto polvo es demasiado polvo, pues aunque ninguna exposición a polvo se puede calificar de sana o segura, grupos de expertos han fijado unos límites técnicos, que se determinan en función de los diferentes tipos de polvo, qué valores de la fracción respirable se consideran “demasiado polvo”.

Algunos de estos límites vienen recogidos en la legislación, con lo que se convierten en una obligación para los empresarios y responsables de las comunidades de propietarios. Otros pueden usarse como valores de referencia que no deben ser superados.

Sin embargo, en general, cualquier límite que no garantice suficientemente la salud de los trabajadores y trabajadoras puede y debe ser rebajado mediante la negociación colectiva.

Respecto a los materiales fibrosos tales como el amianto, los problemas para la salud están principalmente relacionados con la forma de las partículas, y son  extremadamente peligrosos para la salud.

¿Por qué debes limpiar el polvo asiduamente?
¿Por qué debes limpiar el polvo asiduamente?

Enfermedades relacionadas con la acumulación de polvo

Existen muchas enfermedades relacionadas con la exposición a polvo, como el cáncer, asma y alveolitis alérgica, especialmente en la exposición continuada como riesgo laboral.

Esto afecta al aparato respiratorio, nariz y boca, tráquea, pulmones, bronquios y bronquiolos. Tengamos en cuenta que inhalar aire del ambiente (O2, N2, otros gases, polvo en suspensión, etc.) a través de nariz y boca hasta los alveolos, donde se produce el intercambio de O2/CO2 y se exhala CO2 al ambiente es peligroso.

Y en ocasiones se sitúa en las vías altas, pero en ocasiones, este polvo logra superar las barreras altas hasta llegar a los pulmones, lo que supone que el riesgo para la salud aumenta exponencialmente.

Por ello, no quitar el polvo con cierta asiduidad y permitir que se acumule puede repercutir en nuestra salud; y así lo certifican científicos de la Universidad de George Washington han analizado el polvo de las casas y han encontrado en él decenas de productos químicos tóxicos con potencial cancerígeno.

Una de esas sustancias son los ftalatos, que suelen encontrarse en artículos de uso diario, como el envases de alimentos, spray para el cabello, cosméticos y jabones, y que se han relacionado con problemas de salud que van desde el asma o el TDAH a la menopausia temprana.

En general, el ftalato DEHP (usado en muchos plásticos) fue el que se halló en un nivel más alto en el polvo, seguido de los fenoles, los retardantes de llama (se hallan en plásticos, aparatos eléctricos y electrónicos, cables, muebles, tejidos, colchones, espuma de poliuretano, moquetas, alfombras, etc) y productos químicos altamente fluorados.

Los ftalatos se relacionan con alteraciones hormonales, con el asma y con el autismo. Se ha hallado que polvo en el interior de las casas contiene estas cuatro clases de productos químicos nocivos en grandes cantidades.

Ya sea en casa, o en las empresas, es imprescindible eliminar el polvo con asiduidad. En Limpiezas Garro somos especialistas en eliminar el polvo en las comunidades de propietarios, por donde resulta inviable no pasar a diario.

Nuestra forma de trabajar implica que no sólo eliminamos el polvo sino que además, utilizamos productos que ralentizan la generación de nuevos peligros potenciales, sin perjuicio para las personas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies