91 469 14 43 info@limpiezasgarro.es

Con la llegada del invierno la temporada de las piscinas ha llegado a su fin. Un error habitual es descuidar la limpieza y el mantenimiento de las piscinas en las épocas de otoño e invierno. No prestar la suficiente atención a estas tareas podrá concluir en situaciones que nos impidan disfrutar de esta en los meses de calor. Además, llevando a cabo un mantenimiento anual se conseguirá ahorrar tiempo y dinero para volver a ponerla a punto.

Para ello, con la realización de unas sencillas tareas en la piscina conseguiremos que sea mucho más sencillo ponerla en marcha. Desde Limpiezas Garro te explicamos los pasos a tener en cuenta:

¿Vaciar o no la piscina?

Es una de las cuestiones más comunes. Lo ideal es mantener el agua y cuidarla año tras año. Esto nos permite ahorrar en el consumo y respetar el medio ambiente ya que aprovechamos un bien que podría llegar a ser escaso.

Para que no sea necesario un nuevo llenado es aconsejable cuidar el agua tal y como se hace en los meses de verano. Nuestro consejo es que se baje su nivel unos 20 cm por debajo del skimmer para que la piscina no esté llena al completo.

Cuida y analiza el estado del agua

Se recomienda que, justo cuando acabe el verano, se realice un tratamiento del agua para saber en qué estado está. Este tratamiento se tendrá que continuar en otoño e invierno. Para tratar adecuadamente el agua de la piscina aplicaremos un producto indispensable: un invernador. Además, los kits de mantenimiento o reguladores de pH nos permitirán conocer con exactitud los niveles de pH y cloro del agua y, con ello, el estado de esta.

También tenemos que tener en cuenta las condiciones climáticas, como lluvia, heladas, contaminación…

Limpiar el fondo paulatinamente

Tras los meses de verano, el agua ha ido acumulando partículas y suciedades que hay que eliminar para una mejor conservación. Lo más recomendable es utilizar un limpiafondos que recoja los posibles restos de suciedad que puedan alterar las propiedades del agua.

Además, tenemos que prestar especial atención a los filtros y su mantenimiento. Con un buen cuidado de estos conseguiremos alargar su vida útil.

Protege tu piscina con cobertores

Los protectores de invierno son otra de las herramientas para la conservación de la piscina y, además, nos ayudan a ahorrar en tratamientos químicos. Más allá de su utilidad como mantenedores, nos ayudan a evitar ciertos accidentes como que alguien caiga dentro de la piscina cuando esta está en desuso. Cabe destacar que los cobertores de invierno no son iguales que los de verano, los primeros son mucho más resistentes ya que su objetivo es proteger de posibles elementos que se caen, acumulación de agua de lluvia, nieve…

Recuerda que a la hora de elegir un cobertor se tiene que tener en cuenta tanto el tamaño de la piscina como la forma, además de los anclajes, los elementos de fijación, los tensores…

Pon en marcha la depuradora

La depuradora es el elemento estrella del sistema de filtración de una piscina. Gracias a ella se purifica el agua por ello, antes de ponerla en marcha nos tenemos que asegurar de que su motor está en perfecto estado. También es recomendable tratar el filtro con productos de limpieza y desinfección para mantenerlo de la mejor manera posible.

Recuerda que tras bajar el nivel del agua los meses de otoño e invierno, se debe rellenar de nuevo el nivel del agua hasta que llegue a la mitad del skimmer.

Si quieres asegurarte una limpieza y mantenimiento de tu piscina en los meses de baja temporada cuenta con profesionales. Desde Limpiezas Garro llevamos más de 35 años cuidando el mantenimiento de las zonas comunes de comunidades de vecinos, ponte en contacto con nosotros y pide sin compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies