En toda oficina podemos encontrar ordenadores, una herramienta imprescindible actualmente. Durante este uso diario dejamos restos de suciedad que se puedan llevar en las manos o líquidos que se viertan, por lo que la limpieza del teclado y el ratón son necesarios por ser los que más recogen esa suciedad.

Para la limpieza del teclado lo primero que hay que hacer es desconectarlo de la red eléctrica. Su limpieza es muy simple, le das la vuelta y lo sacudes suavemente para que caigan los restos de polvo y otros restos que pueda haber bajo las teclas. Cuando deja de caer suciedad, podemos pasar a limpiar las teclas, y en especial los laterales de cada tecla. Para ello utilizaremos un bastoncillo empapado en alcohol. El polvo ennegrecido se quita bastante bien con este sistema.

Si se necesita una limpieza más profunda, se puede utilizar un bote de aire comprimido especial para limpieza de ordenadores, se puede encontrar en cualquier tienda de electrónica. Se sitúa dirigiendo el chorro a las ranuras del teclado con cuidado, ya que el bote se enfría muy rápidamente y puede hacer daño en las manos. Este sistema limpia muy bien allá donde no llegamos con el bastoncillo.

En el caso de que haya caído algo de líquido encima del teclado, lo mejor es darle la vuelta inmediatamente para minimizar la cantidad de líquido que penetre en el interior. Hay que dejarlo boca abajo durante varios minutos para que el líquido caiga bien hacia afuera. Una vez seco habría que limpiar con un paño húmedo para retirar los restos si se tratase de un liquido tipo refresco, ya que es pegajoso.

Para una mejor limpieza siempre es conveniente contratar a empresas de limpieza especializada en estos servicios. Una buena opción es Limpiezas Garro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies