Muy a nuestro pesar el tiempo no pasa desapercibido en ninguno de los casos. Por eso, el continuo mantenimiento de las estancias de nuestro hogar, oficinas y demás instalaciones es el principal escudo para enfrentarnos a él. Una de las principales evidencias del paso del tiempo en los hogares es la pérdida de color en las juntas de los azulejos. Ese espacio entre azulejos que un día no fue grisáceo ni un foco de bacterias. Desde Limpiezas Garro te damos algunos trucos para limpiar las juntas de los azulejos correctamente y volver a recuperar su color original. 

Bicarbonato, el remedio universal

El bicarbonato mezclado con un poco de agua caliente y vinagre blanco y aplicado con un cepillo puede convertirse en nuestro mejor aliado a la hora de quitar esa suciedad que se resiste entre nuestros azulejos. El bicarbonato ayuda a eliminar cualquier rastro de suciedad sin ser tan agresivo como otras soluciones. Una vez hecha la mezcla, debemos aplicarlo por encima de las juntas, dejarlo actuar unos minutos y retirarlo con un cepillo de dientes. 

Adiós a los gérmenes con la lejía

La lejía es otro de los trucos que no fallan a la hora de limpiar el baño. Para desinfectar las juntas de los azulejos y limpiarlas tendremos que mezclarla en un cubo con agua caliente y echar la mezcla por encima de las juntas de los azulejos. Si estas estuviesen demasiado sucias puedes aplicar la lejía directamente sobre las juntas. Créenos, en pocos minutos verás el resultado.

El irresistible vinagre

El vinagre puede con casi todo, perfecto para quitar el moho de nuestros baños. Su eficacia a la hora de eliminar cualquier resto de suciedades lo que hace que muchas personas acudan a él para limpiar cocinas y baños. En nuestro caso, dejaremos que actúe directamente unos minutos directamente sobre las juntas. No lo mezclaremos con agua para que su efecto sea aún más potente. 

Agua oxigenada 

Es un excelente ingrediente para plantarle cara al moho que empieza a aparecer en nuestros baños, ya sea por humedad o falta de ventilación. Para eliminar este antiestético nuevo amigo con agua oxigenada basta con aplicarla directamente sobre las juntas y frotar fuerte con un estropajo. Si el moho se resistiera con el estropajo, podríamos utilizar una vaporeta con vapor a presión y conseguirás dejar las juntas como nuevas.

Ahora que estás en casa, estamos seguros que con estos productos cotidianos conseguirás limpiar las juntas de los azulejos y dejarlas como nuevas quitándoles toda presencia del paso del tiempo. ¡Cuéntanos que tal los resultados!